Plantada quedó la Junta de Acción Comunal del Camilo Torres

A pesar de la convocatoria y de la preparación de la asamblea de afiliados a la Junta de Acción Comunal del barrio Camilo Torres primer sector, la comunidad no asistió y el bajo número de asistentes no completó el quórum reglamentario para realizar la reunión convocada por la presidente Yamile Mahecha.


La asamblea se programó para ayer domingo en uno de los salones de la Institución Educativa General Santander, pero finalmente la comunidad no asistió y la reunión se debió aplazar por falta de quórum.

“Se invitó a la comunidad a que le digan al vecino que asistiera, que tengan sentido de pertenencia por nuestro barrio y que acudan para escuchar a la junta, que se den cuenta qué estamos haciendo y en qué se puede colaborar. La verdad esto es desgastante porque en nuestro caso nos toca gestionar debido a que aquí no tenemos un salón comunal, hay que solicitar el permiso con 8 días de antelación a la rectora de la General Santander, llevar las cartas y esperar que nos aprueben la solicitud”, argumentó la presidente de la JAC.

Según la líder, para los directivos comunales es desgastante convocar a reuniones y asambleas, y recibir respuestas tan negativas de la comunidad como la no asistencia. “Esto es desgastante y si la comunidad no colabora, cómo hacemos los directivos para poder gestionar, y desafortunadamente los que no vienen son los que hablan mal de uno, que la junta no hace nada pero no se dan cuenta todo lo que hay que gestionar para sacar adelante una reunión, todo el tiempo que hay que dedicar, hasta un domingo dejar a un lado la familia para venir acá, es injusto”, precisó doña Yamile.

Uno de los aspectos que perjudica a las Juntas de Acción Comunal a la hora de las asambleas es el alto número de inscritos en los barrios y la poca asistencia a las reuniones. “El problema es que cuando se va a llenar el libro casi todo mundo firma y eso infla el número de afiliados, por lo tanto el quórum se sube, pero a la hora de las asambleas siempre vienen los mismos y muchos de esos inscritos nunca se vuelven a ver. Yo sí invitaría a la oficina de participación comunitaria a que nos ayuden y nos digan qué hace en este caso, porque lo que pasó en el Camilo Torres es un claro ejemplo de lo que está pasando en la mayor parte de juntas del municipio”, finalizó un directivo de la JAC de Villas de Santa Rosa.

cargando...