Una duda en el Concejo casi impide la aprobación de un Proyecto de Acuerdo

Una larga jornada de debate y tensión fue la que se vivió ayer en el Concejo de Soacha mientras se discutía en sesión plenaria el Proyecto de Acuerdo No.2 frente al cual surgió una duda por los eventuales costos que tendrían que pagar las 84 familias que serán beneficiadas con el proyecto de vivienda que actualmente construye la Fundación Catalina Muñoz en el municipio.


Cabe recordar que el mencionado proyecto tiene como ponente al Concejal Andrés Jaramillo, y su propósito es conceder facultades al Alcalde Municipal para transferir el dominio de predios fiscales para el desarrollo de proyectos de Vivienda de Interés Social para la reubicación de familias damnificadas por la ola invernal.

Alrededor de este se especuló sobre la eventualidad de generar cobros a las familias que van a ser reubicadas en esas viviendas, razón por la cual hubo la necesidad de hacer un receso para pedir la asesoría de funcionarios de la Administración Municipal y los mismos asesores jurídicos del Concejo, a fin de evitar, según explicaron los concejales, caer en imprecisiones que pudieran generar inconvenientes, tanto para ellos como para los encargados de ejecutar la iniciativa:

El Concejal Jaramillo se refirió a lo sucedido: “habían unas cosas que queríamos comprender un poco más, pues aunque en la comisión segunda aprobamos y dimos viabilidad al Proyecto de Acuerdo No. 2, en la plenaria de este segundo debate hubo algunas preguntas que debieron ser aclaradas para sustentar el Proyecto de Acuerdo acerca de un rumor que nos daba a entender que las familias tendrían que pagar un rubro para poder acceder a este proyecto, pero establecimos que lo que realmente se busca es ceder unos terrenos para poder construir el proyecto de la Fundación Catalina Muñoz, donde todo es gratuito y se beneficiarán 84 familias. Finalmente, la iniciativa fue viable y se aprobó”, dijo el Cabildante del Partido de la U.

De otra parte, en la sesión del día anterior también se estudió el Proyecto de Acuerdo No. 5, que busca autorizar al Alcalde Municipal enajenar un buen mueble de propiedad del municipio de Soacha, frente al cual también se generaron algunas inquietudes:

“Habían algunas inconsistencias, como concejales tenemos que hacer un estudio y un análisis juicioso del articulado de cada proyecto que se presente, y gracias a la asesoría de algunos funcionarios de la Alcaldía y los asesores del Concejo Municipal, se hicieron unas adecuaciones y se fortaleció el articulado en el sentido de que estos proyectos quedaron bien sustentados para que no existieran problemas, ni para la Corporación ni para la Alcaldía.

Respecto a lo anterior, se tenía que frente a este proyecto el contrato de la fiduciaria con el lote que donaba o entregaba el municipio de Soacha se había vencido, entonces había una debilidad. Después de la asesoría establecimos que se hizo un pago sobres esas acciones del predio en el mes de febrero, lo que indica que aún estamos dentro de los términos del contrato”, manifestó el Concejal Héctor Cuesta, ponente del Proyecto.

Por su parte, el Concejal del MIRA Diógenes Escalante hizo salvamento de su voto en la discusión de este último proyecto, por considerar que no había la suficiente claridad para participar en la misma:

“Se hizo salvamento de voto en uno de los dos proyectos, el número cinco, debido a que no había la suficiente claridad e ilustración respecto del mismo, por ello nuestra posición. Frente al proyecto No. 2 hubo una participación normal y se hicieron algunas modificaciones porque obviamente habían ciertos conceptos que no eran claros, se solicitó un receso y ya se pudo aclarar todas las dudas. Para eso incluso se tuvo la explicación del Secretario de Planeación, de tal manera que fueron resueltas las inquietudes, y tanto este como el otro proyecto fueron aprobados después de varias horas de debate”, concluyó Escalante.

Las sesiones extras convocadas por el alcalde concluyen hoy viernes.

cargando...