‘Talleres creativos’ lanza un S.O.S para el arte y la transformación social en Soacha

“Cada paso en nuestra vida debe dejar huella, una huella que no esté pisando a otros, pero que sirva de guía los demás viajeros”: Jenaro Castro.

Un llamado inminente de auxilio hizo la Fundación Cultural Talleres Creativos para salvar el proceso social y artístico que han forjado con sacrificio y entusiasmo.

Para nadie es un secreto que la pandemia ha traído una crisis económica y social en el país, sin embargo, en Soacha, más exactamente en la comuna 3 en límites con Bogotá, un grupo de jóvenes se resiste a ver como si nada, que Talleres Creativos Fundación Social y Cultural, la entidad que les ha abierto las puertas para que se formen artística y culturalmente, cierre definitivamente sus instalaciones y no les brinde la oportunidad a otros jóvenes de seguir sus pasos.

David es un niño de 12 años de edad que tiene claro que su pasión es la música, desde muy chico ha querido aprender a tocar la guitarra y el piano, su género musical favorito es el rock y el metal. Yulieth, también es una adolescente que ha tenido momentos difíciles en su vida, a tal punto que tuvo la intención de hacerse daño a sí misma, y tal como ella misma lo cuenta, en este momento no estaría viviendo de no ser por la resiliencia para sobreponerse a difíciles circunstancias como uno de los valores clave que promueve Talleres Creativos. Francisco es un joven que también es apasionado por música, uno de sus sueños es dedicarse de lleno a esta profesión sin dejar de lado el sentido humano; se caracteriza por ser hábil interpretando instrumentos de percusión, pero también se le mide a tocar instrumentos de cuerda. Luis, al igual que los demás jóvenes, también ha elegido la música como uno de los pilares sobre el cuál quiere sustentar su vida y gracias a la fundación, fortalece cada vez más este deseo.

Estos jóvenes, que residen en su mayoría en Soacha y Bosa, conviven en un entorno difícil, en el que el consumo de droga, el dinero fácil y la delincuencia llama la atención de quienes no encuentran apoyo en los entes gubernamentales ni un sustento económico o educativo que robustezca la débil capa social existente en el municipio. No obstante, han decidido hacerle el quite a esto factores negativos y han optado por explotar sus capacidades artísticas.

Guiados por Jenaro Castro, Director de Talleres Creativos y Edward Torres, un estudiante de Licenciatura en Ciencias sociales de la Universidad Distrital y que fue uno de los primeros jóvenes en integrar la fundación, plantean la transformación social y cultural a través del arte. Uno de sus valores agregados es la inclusión de personas en condición de discapacidad, de personas sin importar el género, raza o religión.

Y es que, a través de esta bella labor, han logrado mostrar su talento en ferias como el SOFA (Salón del Ocio y la Fantasía), que se llevó a cabo en Bogotá. También estuvieron en el concierto que realizó Totó La Momposina en el Teatro Sua, allí llevaron un cuadro de ella realizado con tapas plásticas y el cual fue autografiado por la cantante.

Pero no sólo han salido a eventos a participar, sino también a promover el cambio social; han realizado entrega de regalos que ellos mismos han buscado para niños y niñas en condiciones vulnerables, también han reunido y donado alimentos a personas que lo requirieron en su momento, resaltando el compromiso social que estos muchachos desde temprana edad han adquirido.

Hay que recalcar que Talleres Creativos llegó a contar con 35 miembros, pero a raíz de la pandemia el número fue decreciendo y solo quedan pocos integrantes, pero los suficientes para que Jenaro a través de talleres de artes plásticas, de pintura, de arte con reciclaje, de música y de recursos propio, mantenga la perseverancia para que estos jóvenes tengan un mejor futuro y puedan replicar la misión de Talleres creativos tal y como lo dice su eslogan: Transformar mundos a través del arte.

Sin embargo, debido a diversos factores, han creado el programa S.O.S (Seguimos O Seguimos), para acudir a la comunidad para que este proyecto no muera y vuelva a ser el de antes y aún más fortificado. La fundación requiere de unas nuevas instalaciones (preferiblemente ubicada en límites entre Bosa y el sector de la Despensa) donde puedan vincular a nuevos miembros y en donde los muchachos puedan seguir practicando lo que más les apasiona para complementar su proceso formativo.

“Utilizamos la sigla S.O.S como llamado de emergencia porque sentimos que el proyecto empieza a hundirse, pero queremos decirle a la gente que no queremos que el proyecto muera. Para mí ha sido un proceso muy bonito con los muchachos”, manifiesta Jenaro.

Edward, quien es uno de los pioneros de Talleres Creativos y apoya a Jenaro, se siente complacido de ayudar a construir y hacer posible la realización de los sueños de los niños y jóvenes; de quienes a su vez aprende bastante: “Creo que las redes de apoyo son muy importantes, el llamado no es solo para ayuda económica, sino para toda persona que nos quiera apoyar con servicio social, todo talento o habilidad que se nos pueda brindar va a serle útil a la fundación.

Si usted o alguna persona que conozca, se interesa en apoyar esta causa, puede comunicarse al teléfono 3115814033, allí se le informará sobre los canales disponibles (Patreon, Nequi o Daviplata) para brindar su aporte y la retribución que recibirá, ya que no es un obsequio, sino un apoyo recíproco, tal como lo enfatiza su director.

Harvey Cotame

cargando...