Soacha se olvidó de Luis Carlos Galán

Sin pena ni gloria para los ciudadanos pasó el 18 de agosto de 2019  en Soacha cuando el caudillo y líder Luis Carlos Galán Sarmiento cumplió 30 años de asesinado en el parque principal del municipio. Ni sus familiares ni amigos se acordaron de  conmemorar la fecha para recordar a uno de los políticos más relevantes del país.

Luis Carlos Galán
Sarmiento
fue un economista, periodista, abogado  y político colombiano, candidato a la
presidencia de Colombia en 1982 por el Nuevo Liberalismo y en 1989 por el
Partido Liberal Colombiano. Sus ideas revolucionaron el país y cuando se creía
que iba ser el presidente del país, el 18
de agosto de 1989,
y se disponía a protagonizar un acto en el parque
principal de Soacha, fue asesinado por varias ráfagas de subametralladora.  

La muerte del líder político marcó un hecho negativo para el
municipio de Soacha porque el país
recuerda a esta ciudad como “el sitio donde mataron a Galán”, sin embargo poco
se ha hecho para quitar este estigma que marca a la ciudad, teniendo en cuenta
que la mafia de la época tenía planeado asesinarlo en el  municipio donde se dieran las condiciones para
perpetrar el atentado.

La participación política  de Galán en el país se caracterizó por la rebeldía y la crítica constructiva. Se
comprometió sobre todo a combatir la
corrupción y el clientelismo
e intentó modernizar los partidos políticos y
las instituciones colombianas. Su mayor reto, no obstante, fue enfrentarse al
narcotráfico y su penetración en la sociedad colombiana, con lo que se
convirtió en el blanco de la violencia promovida por los capos de la droga, a quienes se atribuye la autoría intelectual de
su asesinato.

Durante su juventud participó en las manifestaciones
estudiantiles contra el régimen militar del general Gustavo Rojas Pinilla. El
19 de noviembre de 1960 recibió el grado de bachiller y el año siguiente
realizó un viaje a pie de Bogotá a Charalá. Ingresó en la Universidad
Javeriana, donde fundaría la revista Vértice.

En 1972 nació en Bogotá su primogénito, Juan Manuel, y dos años más tarde nació su segundo hijo, Claudio Mario, en Roma, donde
adelantaba una especialización sobre la Comunidad Económica Europea. Regresó al
país en 1976 como codirector, con el ex presidente Lleras Restrepo, del
semanario Nueva Frontera. A la vez fue columnista permanente de los diarios El
Colombiano y Vanguardia Liberal. Ese mismo año nació en Bogotá su tercer hijo, Carlos Fernando.

En 1988, la convención nacional del liberalismo en Cartagena aceptó la idea lanzada por
Galán de convocar una consulta popular para la democratización del partido. El
6 de julio de 1989, el liberalismo unido lanzó la candidatura presidencial de Galán, quien nombró a César Gaviria
como su jefe de campaña. Todas las encuestas le otorgaban más del 60 por ciento
de los votos. Cuando el 18 de agosto, en plena campaña electoral, Galán subió a
la tarima de oradores del parque principal
de Soacha, tenía la seguridad del
triunfo, pero fue asesinado.

Ayer domingo 18 de agosto, cuando el caudillo cumplió 30 años de asesinado, apenas una pequeña ofrenda floral permaneció en los pies de la estatua que yace en el parque principal de Soacha, y un pequeño acto protagonizado por la policía y la Alcaldía que pasó desapercibido, sirvieron para recordar al político más influyente del siglo XX en Colombia.

“Da tristeza que pocos se acordaron de él. Si bien hay que quitarle ese estigma a Soacha, hay que hacerle saber a las nuevas generaciones que fue un hecho aislado, pero que Galán era el político más poderoso del país en ideas y propuestas, sólo él había sido capaz da combatir a la clase corrupta de nuestra Colombia”, concluyó Julio Andrés Cantor, residente en Soacha y admirador del caudillo asesinado.

Apoyo: biografiasyvidas.com

cargando...