Preocupación en Ciudad Verde por falta de colegios para niños y adolescentes

Los vecinos de Ciudad Verde están indignados con Amarilo S.A por las promesas que, según ellos, les hizo esta empresa constructora antes de adquirir sus viviendas. La falta de colegios y de un compromiso serio para construirlos, agotan la paciencia de padres y madres de familia que habitan en el macro proyecto.


El inconformismo de los habitantes se viene manifestando desde comienzos de este año, pero esta vez cerca de 90 personas se congregaron en la entrada a Ciudad Verde para exigirle a Amarilo S.A., la construcción de colegios públicos en la zona, debido a que los hijos de las personas que habitan en el macroproyecto deben someterse a las dificultades que implica desplazarse hacia los colegios de otros lugares de Soacha o de Bogotá, o tener que matricularlos en la Institución Educativa Minuto de Dios, la cual es la única que funciona en la ciudadela.

Mediante arengas, gritos y algarabía, muchos residentes se instalaron desde tempranas horas de la mañana exhibiendo carteles en señal de protesta y solicitando la presencia de algún directivo de la empresa constructora que les diera alguna explicación y sobre todo, una fecha concreta para la construcción de las instituciones educativas que tanta falta le hace a la población de esta ciudadela.

“Esta es una mega ciudadela bastante grande en la que cerca de 23.000 familias han adquirido su vivienda y hasta el momento contamos únicamente con un colegio y es de carácter privado, lo cual se convierte en una problemática muy grande porque hay muchas familias que no tienen acceso a los costos que implica matricular a los niños allí, y por otra, este colegio sólo nos puede ofrecer una cobertura mínima para los niños que viven aquí”, explicó Lucy Rodríguez, vocera de los padres de familia.

Hay que mencionar que dentro de las ofertas que se le hace a las personas que desean adquirir su vivienda en este sector, están las de una ciudadela con acceso a servicios como salud, educación y transporte eficientes, pero según lo afirmado por varias personas que se acercaron a la protesta, estas promesas se han quedado cortas porque las dificultades que deben sortear para contrarrestar los efectos de la falta de cobertura de los servicios anteriormente mencionados, son muy notorias hasta el punto de tener que enviar a sus hijos a estudiar a colegios de Bogotá, generando un gasto económico en las familias, que bien podría ser invertido en la satisfacción de alguna otra necesidad.

“Aquí también se ha formado un problema bien grande de inseguridad para los niños porque Ciudad Verde se encuentra retirado de lo que es la Autopista Sur y Bogotá, entonces nosotros al tener que enviar a los niños a otros sitios a estudiar, hemos tenido que soportar cómo los atracan a cualquier hora del día, debido a que para no tener que tomar doble transporte, algunos caminan hasta la Autopista Sur,
obviamente con la intención de ahorrarnos unos pesos, pero esto resulta es una carga más y por lo tanto muchos padres de familia han optado por retirar a sus hijos de estudiar”, indicó Jenny Méndez, madre de familia de Ciudad Verde.

Vale la pena decir que en este momento existe un convenio que permite a la Institución Educativa La Despensa impartir clases dentro de las instalaciones del Colegio del Minuto de Dios, ya que esta última ha otorgado un espacio en calidad de arrendamiento para que se supla de manera provisional la falta de planteles educativos de carácter público. Sin embargo, existe el riesgo de que este convenio se termine a final de este año, lo cual incrementa la preocupación de los padres de familia al ver que los gastos económicos subirán y no hay una solución oportuna a todas estas demandas.

La respuesta

Laura Salamanca, Gerente Social de la Corporación Responder, quien trabaja en alianza con Amarilo, salió al paso de las protestas y atinó a decir que por falta de información, la comunidad no está aún enterada de los procesos que se viene realizando para la construcción del plantel educativo de Ciudad Verde, razón por la cual se comprometió a mantener informada a la comunidad a través de los canales comunicativos que allí se manejan, tales como el periódico de Ciudad Verde y las redes sociales.

“Parte del compromiso que quedamos es comunicarles a ellos para que accedan a los medios y estén tranquilos porque muchas de las inquietudes son por temas de desinformación, ellos creían que el colegio que inicia la construcción estaba en el Logroño, pero en verdad está en el lote número 23”, afirmó la funcionaria en relación a que efectivamente sí se está construyendo una institución educativa dentro de la ciudadela.

Así mismo, dijo que según lo estipulado en el cronograma del proyecto, en marzo del próximo año los niños de Ciudad Verde ya podrán empezar a disfrutar de una institución educativa. En este punto, el problema sería que para el mes de marzo los estudiantes ya se encuentran cursando el año lectivo, por lo cual manifestó que se debe articular un plan de contingencia con la Secretaría de Educación para facilitar el traslado de los niños y jóvenes a las instalaciones que se inauguren.

“La capacidad sería para 1.440 niños por jornada, adicional a ello tenemos el colegio del Minuto de Dios. También se tienen los diseños y la licencia aprobada para la construcción de otro colegio en la zona conocida como El Logroño, estamos esperando los recursos del Estado para su edificación, con lo cual seguiríamos mirando, pero el macroporoyecto ha trabajado muy duro en la gestión de apoyo para los colegios”, puntualizó Salamanca.

cargando...