Policía desarticula banda delincuencial ‘Las Ingenieras’ en Soacha y Bogotá

Mediante diligencias de registro y allanamientos realizados en la ciudadela Colsubsidio Maiporé de Soacha y el barrio La Victoria de Bogotá, la Policía Nacional propinó un duro golpe a la delincuencia organizada, logrando la desarticulación de la banda autodenominada ‘Las Ingenieras’, vinculada en más de 20 estafas por hurto de camionetas y maquinaria pesada.


Personal de la seccional de investigación criminal en coordinación con la Fiscalía General de la Nación, desarrollaron labores de policía judicial como entrevistas, vigilancias, seguimiento y recolección de información con el fin de identificar, individualizar y capturar a cuatro mujeres y un hombre, integrantes de la banda delincuencial ‘Las Ingenieras’.

Las autoridades realizaron cinco diligencias de registro y allanamiento en la ciudadela Colsubsidio de Soacha y en el barrio La Victoria de Bogotá, logrando cinco capturas por orden judicial, la incautación de seis celulares, la recuperación de cinco automotores tipo maquinaria pesada y cuatro camionetas. Los capturados con los elementos incautados fueron dejados a disposición de la Fiscalía Seccional Cundinamarca y Amazonas, por los delitos de concierto para delinquir, hurto calificado, agravado y estafa agravada.

Según la Policía, para operar y engañar a los clientes, ‘Las Ingenieras’ creaban empresas ficticias que estaban soportadas con documentos falsos de Cámara y Comercio, modificando su razón social y el nombre del representante legal; una vez la victima visitaba la oficina, era atendida por un empleado encargado de informar las actividades de la empresa, señalando que eran responsables de la prestación de servicios de automotores y maquinaria pesada en alquiler para proyectos de obras civiles, logrando persuadirlos y convencerlos para que entregaran los documentos requeridos y la autenticación de los contratos de arrendamiento de sus vehículos.

Cuando los automotores eran recibidos por los delincuentes, en un tiempo no superior a 30 días aproximadamente, los comercializaban suplantando a sus legítimos dueños sin que existiera algún reporte por el automotor; incluso en el momento de la venta del vehículo bajo esta modalidad, les permitía adelantar la revisión ante la sala técnica de la DIJIN, sin que los delincuentes se expusieran a ser descubiertos.

En algunos casos la banda delincuencial lograba realizar trámites de traspasos a otras personas mediante ventas fraudulentas, constituyendo de esta forma una segunda víctima por cada caso.

Los vehículos eran también exhibidos a través de páginas web como www.tucarro.com y www.carroya.com para asegurar a la víctima y así hacer creer que se encontraban totalmente en regla.

Transcurrido un poco más de los treinta días para la entrega de los automotores, las víctimas – al ver que no conseguían obtener el canon del alquiler – se acercaban a las oficinas de la empresa con el ánimo de que les brindaran una respuesta, encontrando que las empresas habían desaparecido y con ella los automotores.

La representante legal, con quien los propietarios habían suscrito los contratos de arrendamiento, asumía el rol de víctima, aduciendo haber sido engañada y de no haber notado que se trataba de una empresa fachada.

cargando...