Revisan áreas de conservación arqueológica en trazado de fases II y III de Transmilenio Soacha

No es secreto decir que el corredor férreo se ha afectado por la construcción de la troncal Transmilenio. Ahora se revisa que en fases II y III no se destruya  la arqueología.

En una reunión técnica sobre la construcción de las fases II y III de Transmilenio en Soacha, en donde participaron el ICANH,  la Empresa Férrea Regional y el alcalde Juan Carlos Saldarriaga, se socializaron y analizaron temas propios de la extensión de la troncal.

Básicamente se hizo énfasis en dos temas: que las obras no afecten la movilidad de los soachunos y se revisaron las áreas de conservación arqueológica dentro del corredor férreo, que son de vital importancia histórica para la ciudad.

Sobre este último punto, se insistió en el cuidado a la hora de excavar, teniendo en cuenta que Soacha es un territorio rico en arqueología.

“Es muy importante porque nosotros somos tierra de  Muiscas y por el lado de la autopista, de la calle 11 a la 23 era un cementerio arqueológico de este grupo indígena.  Donde yo vivo encontramos huesos hace mucho tiempo cuando estábamos construyendo, por eso es muy importante contar con un arqueólogo para que esté pendiente de los hallazgos”, dijo Carlos Garavito, residente en Soacha.

Pero también hubo reacciones frente al tema de movilidad y la construcción de la obra como tal:

“Hablan de ampliación, pero de alimentadores nada, entonces  que los soachunos sigamos pagando cuatro pasajes al día, pero como esto no es importante para ellos…”, sostuvo  Yesid Garzón.

“Ampliar Transmilenio es apoyar que se acabe el transporte urbano de Soacha y la verdad a mí no me parece que sea lo correcto”, agregó Alejandro Rodríguez.

Precisamente se invita a la comunidad de Soacha a que esté pendiente del desarrollo de las obras y participe en las reuniones convocadas para que las personas transmitan sus inquietudes y se haga seguimiento con el fin de evitar irregularidades e inconsistencias.

cargando...