Los alfiles de la oposición

La elección del nuevo personero municipal, Doctor Ariel Pinzón, ha suscitado las más diversas reacciones en los medios políticos de Soacha que dejan entrever la tendencia hacia la polarización entre el gobierno y la oposición.


Entre las muchas especulaciones y comentarios que se hacen en los círculos políticos, es que ésta elección es la derrota política más significativa que le ha infringido la oposición al Alcalde Martínez Tarquino, ya que el nuevo personero representa la presencia del ex alcalde Fernando Ramírez en el gobierno, a través de este importante órgano de control, después de un prolongado período de ausencia de algunos de sus alfiles en el ajedrez político municipal.

Sin embargo, más que un triunfo claro y contundente de la oposición bajo el liderazgo del dirigente local más importante del partido Cambio Radical , es según algunos analistas, el resultado de las continuas y sistemáticas equivocaciones en las decisiones gubernamentales en las que ha incurrido el primer mandatario municipal José Ernesto Martínez Tarquino y su equipo de asesores, tanto en las decisiones técnicas como jurídicas durante su gestión, hasta el punto que muchos de sus propios seguidores y, por supuesto sus propios contradictores, comentan que la mejor campaña para que Fernando Ramírez o su candidato vuelva al poder en Soacha la esta haciendo el mismo alcalde.

Pareciera ser una coincidencia histórica y política la gestión de gobierno de Samuel Moreno como alcalde de la capital y la de Ernesto Martínez Tarquino como alcalde de Soacha.

No lo digo solo por las obras inconclusas de Transmilenio o por la doble calzada Bogotá-Girardot; lo digo también por la cantidad de problemas de inseguridad, movilidad, invasión de espacio público, la pésima movilidad y desempleo que no ha sido capaz de resolver el equipo de gobierno local que se ha caracterizado por la permanente rotación de funcionarios sin muchos resultados a la vista. Y lo peor de todo, que varios de ellos se han dedicado desde su ejercicio y responsabilidad administrativa a hacer sus propias campañas políticas.

Quizá el monto de las inversiones que ha hecho en los últimos tres años la actual administración supere ampliamente el valor de las realizadas en las últimas administraciones; quizá las mega obras impacten a futuro positivamente, no obstante las condiciones generales y particulares del bienestar general de los ciudadanos continúan invariablemente siendo las mismas, es decir críticas.

Seguramente en lo que resta del término del periodo actual, continuarán las demandas por corrupción, la adjudicación de contratos y la terminación de obras para posicionar al candidato de gobierno, pero sin que ello signifique un cambio sustancial en las condiciones básicas de bienestar de los habitantes del municipio.

En este sentido la tarea del nuevo personero Municipal no será solamente ardua sino sumamente delicada para que las actuaciones del órgano de control no se vayan a interpretar como una persecución a los funcionarios del actual gobierno.

Estas serán las condiciones que tendrá que enfrentar el nuevo personero, al que muchos tampoco le auguran buenos resultados, porque según los comentarios, carece de experiencia de lo público y no es lo suficientemente competente para el cargo.

Pero uno de los problemas más complejos que tendrá que enfrentar el nuevo personero municipal y que tiene dimensiones internacionales es el tema de los “falsos positivos” al cual le tendrá que dedicar sus mejores esfuerzos y recursos para que en su condición de defensor de los derechos de los ciudadanos, este crimen de lesa humanidad no quede en la impunidad y pueda ser llevar a las cortes internacionales, porque como lo corroboran los acontecimientos de los últimos días, el ejército colombiano continúa cometiendo todo tipo de atropellos contra la población civil, como la masacre en la que resultaron involucrados en Tame Arauca tres niños de 6, 9 y 14 años.

ángelhumbertotarquino@yahoo.es

cargando...