Ladrones disfrazados de vendedores informales en Transmilenio Soacha

Andrés Zúñiga fue víctima de dos ladrones que se subieron en la estación San Mateo con el pretexto de vender chocolates. Dice que le robaron el celular a él y a otra persona.

Argumenta Andrés que el pasado viernes se subió a un articulado con su novia y casi de inmediato  un hombre y una mujer empezaron a saludar y a ofrecer chocolates.

“El bus salió con bastante gente y ellos comenzaron a ofrecer el producto. Ella iba hablando mientras  el señor se paseaba con la caja de chocolates, pasó dos veces por mi lado y en una sentí que me rozó, pero no le puse cuidado porque tenía en mente el papel de vendedor”.

Pero según comenta Andrés, la pareja trabaja coordinadamente porque mientras ella distrae a los pasajeros con su argumento de la necesidad de trabajo en medio de la pandemia y la crisis económica, el hombre pasa con la caja de chocolates, toca a la gente con la misma para que nadie  sospeche, y hábilmente saca los celulares de las personas.

“Yo monto con frecuencia en Transmilenio y no los había visto, no sé si es que cambian de ruta o cuál es la estrategia, pero fueron ellos porque se bajaron en Bosa y a los 30 segundos me dio por mirar y ya no tenía mi celular. Es increíble porque el jean me queda apretado y aún así me lo sacaron”, describe la víctima.

Lo que argumentó Andrés es que aprovechan cuando los buses están  casi llenos, justamente para robar en medio  de los pasajeros. “O quizá a uno le echan algo porque es increíble que hagan eso en cuestión de segundos y uno no se de cuenta. Yo le hecho cabeza, mi novia iba cerca de mí y ella también dice que el tipo nos tocó con la caja y pasó dos veces, pero  no sentimos nada más”.

Andrés asegura que a una mujer que iba en el articulado también le pasó lo mismo.   “Cuando me di cuenta yo dije dentro del bus que me habían robado el celular  y señalé a  los vendedores,  la gente comenzó a murmurar. Fue ahí cuando una muchacha empezó a hacer escándalo y a decir que le habían sacado el teléfono del bolso”.

La víctima llamó la atención de los usuarios del sistema para que tengan cuidado y no confíen en nadie, porque muchas veces-como en este caso-se suben personas con el argumento de la necesidad económica y lo que están en pensando en hacer daño a los demás.

Por Ricardo G.

cargando...