La importante avenida de Bogotá que termina en un potrero

Es la calle 183, que se ubica entre las localidades de Suba y Usaquén, y que en la administración de Enrique Peñalosa se quiso conectar con  la avenida Boyacá.

Si bien la vía fue pensada para mejorar el flujo vehicular en los barrios el Codito de Usaquén, Lijacá y San Antonio, la obra termina en medio de la nada, entre un camino polvoriento que no lleva a ninguna parte.

Lo curioso del caso es que en el sector de San José de Bavaria la vía termina de manera abrupta, en un punto donde debería haber una conexión con la avenida Boyacá para continuar el camino.

Cabe aclarar que a pesar de que la calle 183 fue terminada, la obra de la avenida Boyacá se encuentra inconclusa para realizar la conexión vehicular.

Aunque los ciclistas, motociclistas y conductores destacan la amplitud y buena construcción de la calle 183, ciertamente, sigue siendo un espacio de alguna manera decorativo que no está contribuyendo a la necesidad real de la zona: reducir los trancones.

Fuente: Sistema Integrado de información

cargando...