La ‘fábrica de la discordia’ del barrio León XIII

Una empresa dedicada al corte y procesamiento de mármol tiene en aprietos a los vecinos de este sector de la comuna tres, que desde hace más de un año deben lidiar con los perjuicios ocasionados a la invasión del espacio público y la emisión de sustancias contaminantes producto de su actividad.


Los problemas tienen su origen en octubre del año 2010, cuando se inició la adecuación de esa bodega para instalar allí una empresa cortadora de mármoles. Desde ese momento algunos vecinos hablaron con el dueño de la compañía, Roberto Reyes, para comentarle acerca de los perjuicios que podría ocasionar su actividad en la comunidad, pero este hizo caso omiso a lo que se le dijo y prosiguió con su propósito. Así empezaron las dificultades.

“En varias ocasiones le hemos hecho llamados de atención al personal de la empresa como buenos vecinos que queremos ser, pero en últimas hemos tenido que recurrir a la Inspección de Policía, a la CAR, y ahora parece que toca ir a la EAAB. Lo mínimo que pretendo con estas acciones es que ellos dejen de usar el espacio público para dejar escombros y residuos, además que dejen de arrojar lodos a las alcantarillas. No se puede olvidar el ruido tan insoportable que producen cuando están procesando el material, empiezan a trabajar a las 5am y muchas veces son las 11pm y no han terminado, necesitamos que las autoridades se presenten y hagan respetar los derechos de los vecinos”, explicó Alberto Melgarejo, habitante de León XIII, que reside en una vivienda contigua a la fábrica.

Según informó Melgarejo, la Inspectora Tercera de Policía, Dora López, aseguró tras responder un Derecho de Petición, que estaba haciendo algunos trámites para hacer frente a la problemática, y que había exigido toda la documentación para verificar la legalidad de esa empresa. Sin embargo, asegura que de ahí en adelante no ha sucedido nada más, a tal punto que en la actualidad continúa la invasión del espacio público y el botadero de residuos.

Otro problema tiene que ver con el vertimiento de lodos en las alcantarillas y los sumideros, que a la vez está ocasionando un problema sanitario:

“En la CAR, la persona que me atendió me dijo que ya había hecho el informe, pero que con las nuevas evidencias que se presentaron iba a realizar uno nuevo para que se procediera al sellamiento de la empresa. Lo malo es que este proceso puede durar hasta un año.
También me dijeron que deben iniciar una intervención por la contaminación ambiental y la disposición de residuos al exterior de la bodega, aunque aseguraron que la disposición de lodos en las alcantarillas no la manejan ellos, sino que debe ser directamente con la EAAB”, expresó Melgarejo.

Periodismo Público.com fue hasta la empresa en mención para tratar de dialogar con alguien de la compañía acerca de la problemática que se presenta el León XIII, sin embargo no fue posible hablar con alguno de los directivos o propietarios, dado que la única persona que atendió a este medio fue uno de los trabajadores y por obvias razones no puede dar el punto de vista de quienes dirigen la fábrica.

“Aquí no hay una unidad de criterio en las entidades para esto, unos manejan una cosa y otros manejan otra, entonces tenemos que instaurar una denuncia simultánea a cinco entidades: la CAR, la Inspección, Secretaría de Planeación, la EAAB y la Secretaría de Salud, pero nadie actúa al respecto y cada quién hace lo que considera a su criterio, sin embargo de fondo no pasa nada”, concluyó uno de los vecinos afectados.

cargando...