En San Luis rechazan decisión del municipio e ICBF de llevar menores delincuentes a su barrio

Molestos e inconformes se encuentran los habitantes de este sector de la comuna dos por cuenta de la ubicación de un centro transitorio para menores de edad que será instalado en una de las viviendas del barrio, lo cual ha generado rechazo total por parte de los residentes, teniendo en cuenta los riesgos y problemas que esto les podría generar.


De acuerdo a lo expresado por los vecinos, dadas las características del lugar que se piensa instalar allí y las condiciones de los menores que serán trasladados del CESPA (sitio a donde son llevados los menores de edad que son capturados luego de cometer alguna infracción, el cual está ubicado en la Cll. 12 entre carreras 8 y 9), la seguridad del barrio y la tranquilidad de los vecinos se podría ver afectada, teniendo en cuenta que la vivienda que se está adecuando para ello no tiene las condiciones necesarias para albergar a los menores. Según lo manifestado por los residentes, esto generaría un mal ejemplo para los jóvenes del barrio y por consiguiente ocasionaría problemas a las familias que habitan en el sector.

“Es una inconformidad que manifiesta todo el barrio, puesto que estos muchachos van a ser judicializados y están detenidos porque cometieron algún delito. Este es un castigo para nosotros, ya que ni la casa ni el barrio están adecuados para recibir a estos muchachos, entonces no podemos permitir que esto suceda en nuestro sector. Esta casa es muy pequeña y si ellos llegan acá van a estar aglomerados, porque este no es un sitio que tenga capacidad para albergar a 30 o 40 muchachos. Por tal razón, estamos dispuestos a hacer lo que sea para que esto no suceda”, explicó Heriberto García, habitante del barrio San Luis.

García aseguró que en la Secretaría de Gobierno se radicaron 9 folios que contienen las firmas de varios vecinos del barrio, con el objetivo de mostrar la inconformidad que hay respecto a este tema. Al igual que otros vecinos, García piensa que lo que se hará en el barrio San Luis es poner otro centro de reclusión como el que hay en la antigua cárcel de Zaragoza en el corregimiento uno de Soacha. Por esta razón, el llamado que hizo fue que no se traslade a los menores de edad a San Luis, sino que estos sean llevados a Zaragoza, o a un predio que es propiedad del ICBF, el cual está ubicado en la Cr. 8 entre calles 14 y 15, en el barrio Lincoln, en aras de que el barrio no tenga que lidiar con esta situación.

“Lo que más nos preocupa es que nosotros somos padres de familia de menores de edad, quienes podrían estar en riesgo en el momento en que lleguen estos jóvenes, por eso es que en el barrio estamos en desacuerdo con esta medida, porque nos va a perjudicar a todos. Esa casa es demasiado pequeña, apenas como para una familia de cuatro personas, por eso es que si llegan a traer a estos muchachos, se van a generar problemas en el barrio”, agregó Gustavo Bello, residente de San Luis.

Bello reclamó el hecho de que no se haya tenido en cuenta a la comunidad para tomar la decisión de trasladar a los menores a San Luis. Para él, lo primero que se debió hacer fue hablar con los vecinos para haber llegado a un acuerdo. No obstante, dijo, simplemente hubo una ‘imposición’ que no tuvo en cuenta la opinión de los habitantes del barrio.

“Tenemos una gran preocupación por el problema que se nos viene encima por cuenta del centro para menores infractores que van a instalar en el barrio. Esto nos va a traer problemas de inseguridad y otra serie de inconvenientes, porque la norma dice que un sitio como el que quieren poner acá debe tener condiciones óptimas y estar retirado de zonas residenciales, colegios y demás, entonces no entiendo por qué razón van a ubicar este lugar aquí”, expresó Humberto Alvarado, vecino del barrio San Luis.

“En San Luis no vamos a poner una cárcel para menores de edad”

Así lo aseguró el Secretario de Gobierno de Soacha, Óscar Giovanny Ramírez, quien fue enfático en manifestar que al barrio San Luis no llegará una cárcel para menores, sino que por el contrario se trata de un lugar transitorio, al que los adolescentes son llevados justo después de ser capturados, mientras que son llevados ante un Juez y se determina si son dejados en libertad o recluidos en un establecimiento carcelario.
Vale la pena decir que tal como se mencionó anteriormente, este sitio transitorio estaba ubicado en el CESPA. Sin embargo, por una decisión tomada por un Juez de la República, se obligó al ICBF a trasladar el CESPA por considerar que allí no se daban las condiciones necesarias para garantizar los derechos y preservar la integridad de los adolescentes, por lo cual se hizo necesario reubicarlo en el barrio San Luis:

“En materia de niños, niñas y adolescentes, hay un principio de corresponsabilidad, lo que quiere decir que las entidades que hacen parte del sistema de responsabilidad penal son varias: ICBF, jueces, fiscales, y la Administración Municipal. Nosotros no tenemos injerencia directa sobre los menores, pero sí creamos una serie de condiciones para permitir que el sistema opere. Se profirió una tutela por parte de un juez de familia, antes teníamos todo el sistema de responsabilidad penal para adolescentes en un solo lugar, que es donde actualmente funciona el CESPA. Allí hay presencia de jueces, fiscales y policías, además funciona todo lo que es el centro transitorio, que en esencia es el lugar donde están los menores antes de la audiencia, porque se supone que después de eso deben ir realmente a un centro de reclusión”, dijo el Secretario de Gobierno.

El funcionario aseguró además que “no es cierto que se vaya a instalar una cárcel para menores, el uso del suelo no es apto para ello. Nosotros lo que tendremos en San Luis es un hogar que funcionaba en el CESPA, es decir que al muchacho lo capturan, lo llevan hasta allí, después se presenta a la audiencia y ahí se determina si es recluido o dejado en libertad, según lo que diga el Juez. Vale la pena decir que el tiempo máximo para que los menores estén allí, es 36 horas”.

Según Ramírez, el lugar donde van a estar los menores no depende de una decisión de la Alcaldía sino que es determinado por el ICBF, que es la entidad encargada de decidir en qué lugar debe estar ubicado el sitio, siempre y cuando se cumplan las especificaciones técnicas, se tengan las adecuaciones, etc. Lo anterior significa que en últimas quien dice si el centro puede funcionar en un lugar determinado es Bienestar Familiar, porque los menores no se pueden ubicar en cualquier lugar, excepto si se cuentan con las condiciones necesarias, teniendo en cuenta que los jóvenes están bajo detención preventiva y, por lo tanto, se les debe garantizar todos sus derechos.

“La idea es no tenerlos allí por mucho tiempo, porque venimos trabajando en un convenio en el que el ICBF nos va a entregar un predio, que es propiedad de ellos y también está ubicado en el centro del municipio. La idea es que allí podamos construir un nuevo sitio en el que se puedan ubicar nuevamente todas las entidades. El objetivo es trasladar el CESPA a este nuevo lugar, que cumple con los requisitos del uso del suelo, de acuerdo a lo dispuesto por Planeación, y que además sería propiedad del municipio, con un equipamiento institucional propio”, sostuvo el Secretario Ramírez.

Por último, el Secretario de Gobierno de Soacha especificó que la vivienda del barrio San Luis fue escogida por el ICBF luego de realizar una visita a 42 sitios en todo el municipio, encontrando que el único que cumplió las especificaciones técnicas, fue precisamente ese. Igualmente, aclaró que la responsabilidad de la Administración Municipal está en pagar el arriendo de esa casa, mientras que los menores estén allá.

cargando...