Familias de Soacha se benefician de ‘Un Techo Para Colombia’

Darle una vivienda digna a miles de familias colombianas que viven en situaciones de pobreza y brindar oportunidades y esperanza son metas que han sido posibles gracias al trabajo que ha venido realizando la Fundación Un Techo Para Colombia.


periodismopublico_1-2.jpg

Luego de siete años de trabajo ininterrumpido, la Fundación ha estado presente en los barrios más vulnerables de la capital del país, en el sector de Ciudad Bolívar, puntualmente en El Edén, Bella Flor y Verbenal; en Usme, en los barrios Villa Diana, JJ Rondón y Arrayanes; y en Soacha, en los tres sectores de Altos de la Florida, así mismo ha hecho un aporte a la ciudad de Cali en el sector de los Chorros, beneficiando a 103 familias.

Un Techo Para Colombia con la ayuda de 36 empresas del sector privado, siete universidades y ONGs internacionales, han logrado darle techo a cerca de 1.000 familias y 4.200 niños y niñas. “La meta para este año la estamos sobrepasando, creo que llegaremos al 110% nos sentimos satisfechos pero eso no es suficiente, la pobreza y el desplazamiento en Bogotá es superior al 38% del total del país, hemos cumplido con mucho esfuerzo lo que nos propusimos, pero sabemos que aún nos falta mucho, esta situación no es problema de los pobres, sino de Colombia”, explica Jorge Moreno, director general de la Fundación.

Cómo es el aporte de las empresas

A través de jornadas de construcción de viviendas, la empresa benefactora se desplaza hasta el barrio con sus voluntarios, se organizan cuadrillas dependiendo del número de viviendas a construir, con un promedio de ocho personas por casa y un día para entregarlas. En el diseño estructural de las viviendas participó la Universidad Nacional de Colombia, en donde se definió que el área de las casas sería de 25 metros cuadrados, prefabricadas en concreto y modulares.

En este momento, la Fundación está en el proceso de llenar todos los requisitos necesarios para aplicar la norma de sismorresistencia 2010 en cada una de la viviendas, aunque, técnicamente se han venido utilizando algunos requerimientos en la mezcla de concretos, tipos de amarre y calibre en los aceros. Las familias pueden ampliar su casa, pero deben hacerlo de común acuerdo con la Fundación, para que esas condiciones técnicas no se pierdan.

“La familia debe tener su propio lote y realizar un aporte de $1.500.000, que se paga en cuotas. Una cuota inicial de $300.000 que se cancela un día antes de la construcción y 24 cuotas mensuales de $50.000 contadas al primer mes del día de la construcción. Cabe indicar que el valor total de una vivienda es de $6.500.000 y que el resto del dinero lo dona la empresa benefactora y sus empleados. Es importante resaltar, que el cobro de las cuotas, lo hacemos nosotros directamente, ya que esto nos permite hacer la visita a la familia, un seguimiento adecuado, si se le ha hecho a la vivienda alguna mejora y por consiguiente, que los niños estén bien y vayan a su colegio”, resalta Jorge Moreno.

“Además de la jornada de construcción, también se realiza un trabajo con la comunidad en tres frentes: Inclusión social, en donde no sólo participan las familias beneficiarias de la casa, sino todas las personas que quieren participar en el desarrollo y mejoramiento de su comunidad. El segundo de ellos, hábitat y entorno, que se refiere al mejoramiento del medio ambiente, trabajando en la arborización y la agricultura familiar. Finalmente, mercadeo social, encaminado a la alfabetización empresarial, cuyo objetivo principal es que las personas adquieran conocimientos para generar empresas rentables, contribuyendo así a su desarrollo social y su vinculación dentro del crecimiento económico”, comenta, Paula León, trabajadora social de La Fundación un Techo Para Colombia.

Es importante destacar, agrega la trabajadora social de la Fundación, que las familias beneficiadas con una vivienda, debe hacer un trabajo comunitario en donde se establecen una serie de compromisos orientados a la participación familiar en programas de la comunidad y responsabilidad familiar comunitaria.

Los beneficiarios

“Mi casa estaba encerrada en teja de zinc, bastante incómodo para vivir con mis cuatro hijos. Nunca imaginé que fuera a salir favorecida con este proyecto, pero ahora vamos a poder vivir en mejores condiciones, mis sueños son más grandes y mi deseo es seguir adelante”. Luz Angela Gutiérrez Rincón, favorecida con una vivienda en Ciudad Bolívar.

“Vivo en Ciudad Bolívar hace 12 años, soy madre cabeza de familia y tengo tres hijos, pensar en que algún día pudiera tener una casa era imposible, hasta el día en llegó Un techo para Colombia y vi que era una realidad. Es una experiencia muy bonita saber que vienen voluntarios que tienen toda la buena intención de construir una vivienda para brindarnos mejores condiciones de vida. Quiero hacer una invitación, para que otras empresas y más personas, se unan y nos ayuden”, Francelina Moreno Parra, beneficiaria por la Fundación.

“Teníamos una casa hecha con tejas, de noche teníamos que dormir con un plástico porque si llovía se inundaba todo, entonces es una alegría muy grande poder brindarle a mis hijos un espacio digno, hoy doy gracias a la Fundación que me dio este regalo”, comenta Ana Leticia Suárez Rodríguez.

Los voluntarios

“Uno siempre llega con el corazón dispuesto a ayudar a la gente, a servir, a brindar una sonrisa, ver a la gente sonreír, darles ánimo. Es solamente cuestión de dedicar un día, no es necesario tener dinero, pueden venir y servir, ayudar, conocer, todo es bienvenido, dar lo que tenemos, eso nos ayuda a crecer más como personas y así entender la situación de otras personas”, Andrés Felipe Martínez, Dibujante Técnico e Ingeniero Mecánico, de una de las empresas aportantes.

“Considero que como empresa, nosotros somos un equipo que estamos trabajando en una comunidad, y así como la comunidad nos da a nosotros, nosotros como equipo, ventas y fuerza de trabajo, debemos retornar algo a esta comunidad, y creo que el tema de Responsabilidad Social Empresarial, debe ser latente desde todas las empresas”, Rafael Latorre, Asistente de Marketing.

Fuente: Acceso Directo

cargando...