Ella es Ana María Patiño, la colombiana de 26 años que dirigirá orquesta de Ginebra Suiza

Con tan solo 26 años, Ana María Patiño fue escogida como la primera mujer directora asistente de la reconocida orquesta Suisse Romande, con sede en Ginebra.

La afamada orquesta tiene 104 años de historia, es considerada una de las mejores del mundo y a partir de agosto será dirigida por la colombiana Ana María Patiño.

“Ser elegida entre cerca de 300 aspirantes de todo el mundo, como la segunda figura musical más importante de esa orquesta; una joven colombiana, una mujer; es un ejemplo, que indudablemente muestra que va a ser un paradigma para todas las jóvenes que estudian música, para que puedan ver que es absolutamente realizable cualquier sueño”, sostiene el director de la Orquesta Filarmónica de Bogotá, David García.

Un sueño que, en el caso de Ana María, empezó a labrar desde muy pequeña cuando su mamá la inscribió para estudiar música en la banda sinfónica de la Unión, Antioquia, donde nació en medio de una familia en la que las notas y los instrumentos abundaban. “Ahí empecé a tocar saxofón y mis hermanos también tocaban. Mi papá toda la vida ha cantado, eso también ha sido importante para mí, para desarrollar esa pasión”, recuerda, y agrega: “Desde que tengo 5 años hago música y ya más nunca volví a dejarla”.

A los 19 años, Ana María Patiño tomó la batuta e hizo su primera presentación como directora de la Orquesta del Departamento de Música de Eafit, donde estudiaba el pregrado en Música con énfasis en Dirección de Orquesta, y en donde encontró en el maestro Alejandro Posada, su mentor, a quien no deja de agradecer.

“Siempre me había causado mucha curiosidad, mucho interés y desde que me acuerdo, sentía mucha conexión con lo que hacían los directores y cuando, siendo muy joven, tuve la oportunidad de pararme a dirigir agrupaciones, donde tocaba mi instrumento, siempre sentí mucha conexión con lo que era la dirección, aunque no la entendía muy bien”, responde cuando le preguntó por qué se inclinó por la dirección. 

Una preparación que se toma largos años y que – gracias a la disciplina, amor, pasión y seriedad- ha hecho de Ana María una directora joven que ya ha tenido la oportunidad de dirigir en Europa: en 2017 le ganó otra convocatoria a cerca de 400 aspirantes y estuvo al frente de la prestigiosa orquesta de Bernard Haitik, en el Festival de Lucerna, Suiza. “Allí se reúnen los mejores músicos de las orquestas de Europa, y mientras estuve haciendo la maestría dirigí en Bulgaria, Turquía, en Alemania, también en Suiza. Sí, tengo experiencia dirigiendo orquestas profesionales en Europa”,  afirma.

En agosto dirigirá a la Suisse Romande en Lucerna

Con esa conciencia de estar en permanente aprendizaje, pues el camino por recorrer es muy largo, la directora paisa continúa preparándose para seguir apostándole a sus sueños, de alto vuelo, que tendrán su próximo escalón en agosto, cuando deberá incorporarse a la Suisse Romande en Ginebra.

“Me sueño haciendo el ciclo de las sinfonías de Beethoven, ojalá en Europa, pero ojalá con orquestas colombianas, sería maravilloso para mí. Me sueño también haciendo música francesa, que me gusta mucho; Brahms, Schumann… es que no te puedo responder porque todo me gusta mucho”, aclara y se ríe al preguntarle por sus compositores y obras favoritas. «La verdad es que a mí encanta dirigir y cada vez que lo puedo hacer soy muy feliz», puntualizó.

Foto: Orquesta Filarmónica de Bogotá

cargando...