Comunidad de Soacha construyó puente que alcaldía no quiso hacer

La Alcaldía de Soacha se limitó a tumbar el Puente Micos en 2016, y si bien en acuerdo con Apiros comenzó su construcción hace mes y medio, no solucionó el paso peatonal para miles de personas que lo requieren.  

En julio de 2016 fue demolido Puente Micos con la promesa de empezar su construcción en agosto de 2017 bajo la figura de compensación a cargo de Apiros, pero pasaron los años y sólo hasta inicios de septiembre de 2020 comenzaron las obras.

 Sin embargo el problema es que la alcaldía sólo se preocupó por tumbar el puente, pero no pensó en el paso de miles de personas que a diario se desplazan desde y hacia barrios como Prado las Vegas, Danubio, Tabacal,  El Rosal  y la urbanización Tejares.  

La misma comunidad le tocó construir pasos provisionales para solucionar el tránsito de motos, bicicletas y personas, incluso en noviembre de 2019 el puente peatonal colapsó.   

Hace mes y medio, cuando por fin comenzaron las obras después de más de 4 años de demoler el viejo puente, suspendieron el paso peatonal a pesar de ser una necesidad que  la  comunidad pidió con urgencia, pero  ni Apiros ni la Alcaldía de Soacha se preocuparon por solucionar el problema.

“Nosotros como junta comunal tuvimos una reunión con la JAC de Portalegre, pero ellos manifestaron que no estaban de acuerdo por el tema de inseguridad, tampoco hay iluminación en el sector, entonces comenzamos el proceso con Policía y Secretaría porque la comunidad se cansó que no hubiera un paso seguro”, dijo Alfredo Díaz, presidente de la Junta de Acción Comunal del barrio Tabacal.

Pero la comunidad necesitaba un paso que los conectara con el centro de Soacha y finalmente decidió coger los postes del antiguo puente y construir uno nuevo en Portalegre.

“La comunidad hizo el puente de un día para otro, entonces nosotros como junta entramos a mirar la posibilidad de generar un poco más de seguridad.  Ya hecho se pusieron las barandas y hablamos de nuevo con la junta de Portalegre, ellos vieron que era una necesidad y que por eso los mismos residentes lo hicieron”, replicó el líder comunal.

En este momento ya hay conexión con el centro de la ciudad, pero los líderes están buscando una reunión con la Policía para acordar que haya presencia de uniformados. “Se solucionó el paso, es más seguro, no hay tanto riesgo de accidentes, pero se puede volver un foco de inseguridad muy grande para los sectores aledaños, por eso requerimos con urgencia buscar una solución”, finalizó el dignatario comunal.

Por Natalia Soto

cargando...