Comienza distribución de leche humana pasterurizada en Cundinamarca

La leche humana pasteurizada será distribuida a través del primer Banco de Leche Humana Colombo – Brasilero que opera en las instalaciones del Hospital San Rafael de Fusagasugá.


La iniciativa busca disminuir la morbilidad materna, mejorar la seguridad alimentaria neonatal y la salud infantil, favorecer a menores con bajo peso al nacer y prematuros que no pueden ser alimentados del seno materno, recién nacidos con infecciones gastrointestinales o con deficiencias inmunitarias, los que presentan diarreas persistentes o sufren de alergia a proteínas heterólogas.

“Esta es una estrategia que está involucrada en nuestra Política de Seguridad Alimentaria y busca que desde el proceso de gestación y los primeros años de vida de nuestros niños se cuente con una alimentación apropiada que permita alcanzar niveles de desarrollo físico y mental óptimos para la vida”, sostuvo Álvaro Cruz Vargas, gobernador de Cundinamarca al destacar las bondades del programa y el alcance de los Bancos de Leche en el departamento.

La iniciativa, liderada desde la administración departamental a través de la Secretaría de Salud, cuenta con el respaldo del Instituto Fernandes Figueira de la Fundación Oswaldo Cruz – FIOCRUZ de Brasil, gracias a la firma de un Acuerdo de Cooperación entre las dos instituciones y donde el trabajo liderado por el Hospital San Rafael de Fusagasugá ha sido estratégico al realizar las adecuaciones para efectuar este proceso y al acreditarse como Institución Amiga de la Mujer y de la Infancia – IAMI.

El programa cuenta con el respaldo del Ministerio de Salud y la Protección Social, mediante un curso teórico – práctico de Procesamiento y Control de Calidad de Bancos de Leche Humana, que fue dictado por la Red Iberomericana de Bancos de Leche Humana – RedeBLH y donde participaron profesionales de los hospitales de Ubaté, Soacha y Fusagasugá y el Hospital Universitario de la Samaritana, con quienes se está conformando la Red de Bancos de Leche Humana.

Germán Guerrero, secretario de Salud de Cundinamarca manifestó que para lograr cristalizar esta iniciativa se ha cumplido con estándares internacionales. “Hemos trabajado los protocolos de procesos y procedimientos, así como la adopción del manual de funcionamiento del banco, para iniciar la pasteurización de la leche humana con calidad e inocuidad de acuerdo con estándares establecidos para lograr la certificación”, dijo.

El banco de leche espera atender a un número mayor de niños y niñas, ya que al contar con la pasteurización se puede suministrar la leche donada por una madre lactante a cualquier menor que la requiera, garantizando sus necesidades fisiológicas.

Al Banco de Leche Humana se suma la captación temprana de las gestantes, el inicio del proceso de preparación para la lactancia desde la primera consulta y el apoyo brindado a las madres para lograr que se practique la lactancia materna exclusiva en los primeros seis meses y con alimentación complementaria adecuada hasta los dos años.

También promueve el uso de leche materna de la madre para su propio hijo aún en momentos de hospitalización, quienes en las salas de lactancia materna pueden realizar la extracción manual de la leche materna, almacenarla y suministrarla de acuerdo con los requerimientos nutricionales del menor. La sala de lactancia es utilizada por madres trabajadoras que pueden realizar la extracción y llevar la leche a su hijo en el momento en que ella labora.

El Banco de Leche Humana es un servicio especializado responsable de la protección, promoción y apoyo a la lactancia materna que adicionalmente recolecta los excedentes de producción de leche materna de una madre lactante, la procesa, realiza control de calidad e inocuidad, la almacena y distribuye.

cargando...