Artesanos de Cundinamarca presentes en la ‘Feria de San Alejo’

Soacha y Chía fueron los municipios invitados a la ‘IV Feria Turística y Artesanal de San Alejo’, un evento organizado por la asociación que lleva el mismo nombre, la cual desde 1982 se encarga de realizar cada fin de semana en el centro de Bogotá el tradicional ‘Mercado de las Pulgas’.


bloqueo-Transmilenio-Soacha
bloqueo-Transmilenio-Soacha

El evento tuvo lugar este fin de semana donde habitualmente se realiza El Mercado, una actividad que todos los domingos reúne a un sinnúmero de transeúntes alrededor del comercio de arte y antigüedades.

La feria se realiza desde el año 2007 con el propósito de ofrecer a artesanos, pequeños y medianos empresarios, la posibilidad de contar con un espacio en el cual puedan ofrecer sus productos y encontrar una alternativa de desarrollo económico.

“Como entidad sin ánimo de lucro nuestra misión es apoyar al pequeño productor y las micro empresas que dedican su tiempo a la fabricación de artículos que puedan ser comercializados. Muchas veces ellos no tienen la posibilidad económica de rentar un local y por eso les ofrecemos un centro cultural con la cantidad de gente necesaria para que esas nuevas oportunidades de negocio se incentiven y se fortalezcan, a fin de que a futuro tengan un desarrollo dentro del sector comercial”, explicó Germán Rodríguez, Vicepresidente de la Asociación Mercado de Pulgas San Alejo.

Cada año la Feria de San Alejo lleva a su sede un invitado especial de alguna región del país para que este presente sus muestras artísticas y culturales al público visitante del Mercado de la Pulgas. Entre las delegaciones se ha destacado la presencia de Villavicencio (Meta), la Provincia de Guialivá y varios municipios de Cundinamarca, y para esta ocasión Soacha y Chía.

“Estoy aquí por intermedio de las Fundaciones Opción Vida y Pies Descalzos, quienes contactaron a los organizadores de la feria para poder estar presente. Ofrecemos al público prendedores navideños, muñecos y todo lo relacionado con esta época como cojines, manteles, pies de árbol, etc.”, afirmó Ingrid Zabala, Artesana de Soacha que lleva cuatro años vinculada a este sector.

“Vengo de la reserva indígena de Chía, todos los productos que estoy ofreciendo llevan la esencia del legado de los Muiscas y esta es una oportunidad para poder mostrar nuestra cultura.
Hemos traído bolsas hechas de fique, pues queremos proyectar el pensamiento de que se debe desechar lo plástico. Este es un beneficio muy importante dado que al mismo tiempo que obtenemos ganancias nos estamos dando a conocer en nuevos mercados”, agregó Magdalena Vargas.

“Los bogotanos siempre buscan entrenamiento y productos en los municipios aledaños, por eso estas ciudades son muy importantes para el turismo de la capital y siempre van a encontrar aliados en sus vecinos”, concluyó el vicepresidente de la Asociación.

cargando...